Formas de Obtención

Existen dos métodos actualmente en uso para obtener el titanio metálico puro. El método Krupp y el de refinación electrolítica. El segundo se basa en la obtención de titanio de alta pureza mediante la circulación de corrientes eléctricas a través de soluciones que contienen titanio. El proceso es similar al que se aplica para refinar otros metales.

El proceso Krupp se compone básicamente de: obtención de tetracloruro de titanio puro (TiCl4), reacción del mismo con magnesio fundido (en atmósfera inerte) y fundido de la esponja metálica obtenida en horno voltaico al vacío para obtener lingotes de titanio puro. La materia prima básica para estos procesos es el mineral de rutilo.